NOVEDADES
La ciencia detrás de IQOS

LA CIENCIA DETRÁS DE IQOS: FUMAR VS. CALENTAR TABACO

Hoy en día, gracias a la investigación de las últimas décadas sabemos que fumar es un hábito gravemente perjudicial para la salud y que la decisión más acertada es no consumir o dejar de consumir tabaco y nicotina por completo. Pero también, con el fin de tomar decisiones de forma autónoma e informada, es fundamental que la sociedad y los fumadores adultos tengan a su disposición información completa, transparente y accesible sobre las consecuencias de fumar, así como sobre las alternativas a los cigarrillos para aquellos fumadores que, de otro modo, seguirían fumando.

CALENTAMIENTO DE TABACO: MÁS DE UNA DÉCADA DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Desde Philip Morris insistimos: la mejor opción siempre será no empezar a fumar y, si ya se fuma, dejarlo por completo. Pero es sabido por todos que seguirá habiendo personas adultas que continúen fumando. Para todas ellas ponemos a disposición nuestros datos y resultados de más de una década de investigación científica en torno a los nuevos e innovadores dispositivos sin humo para que conozcan mejor las alternativas a los cigarrillos convencionales.

FUMAR VS. CALENTAR TABACO. ¿CUÁLES SON LAS DIFERENCIAS?

Una de las principales ventajas del calentamiento de tabaco sobre los cigarrillos convencionales es que desaparece la combustión. Cuando se quema el tabaco del cigarrillo convencional, se alcanza una temperatura de más de 600 °C, unos niveles de temperatura muy elevados que podrían incluso derretir una moneda. En el momento en el que se quema el tabaco se produce el humo que todos hemos olido en algún momento de nuestras vidas. El humo del tabaco contiene más de 6.000 sustancias químicas, 100 de ellas altamente dañinas. La combustión de tabaco genera la gran mayoría de las sustancias químicas dañinas en el humo de los cigarrillos y que son la causa principal de las graves enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Gracias a la tecnología HeatControl™, el dispositivo IQOS no produce en ningún momento esta combustión, ya que el tabaco se calienta sin sobrepasar los 350 °C. Al calentar el tabaco se genera vapor de tabaco, en vez de humo, reduciendo significativamente los niveles de sustancias químicas dañinas en comparación a un cigarrillo. De esta manera, IQOS emite, de media, un 95% menos de niveles de sustancias químicas dañinas que los cigarrillos*.

Información importante: IQOS no implica necesariamente un 95% de reducción en el riesgo. IQOS no está exento de riesgo.

*Reducciones de media en los niveles de una amplia serie de sustancias químicas dañinas (excluyendo la nicotina) comparado con el humo de un cigarrillo de referencia (3R4F).

Si quieres dejar el humo atrás y cambiar a una mejor alternativa, descubre el dispositivo IQOS que mejor se adapte a ti y únete a la comunidad de los incombustibles.

Recuerda que nuestro equipo de asesores personales IQOS siempre estará a tu disposición para acompañarte en tu experiencia y resolverte cualquier duda.

Este producto no está exento de riesgo y está dirigido únicamente a adultos.